La Entidad

La Mancomunidad del Curueño

ESTATUTOS MANCOMUNIDAD CURUEÑO.pdf
MODIFICACIÓN_ESTATUTOS.pdf

La Mancomunidad del Curueño, situada en la Montaña Central leonesa, al norte de la provincia, es una asociación de tres municipios, situados en el entorno del río Curueño:

Valdelugueros, La Vecilla y Santa Colomba de Curueño.

Los tres municipios aglutinan un total veinticuatro pueblos: Valdelugueros (12), La Vecilla (4) y Santa Colomba de Curueño (8)

El territorio es una amalgama de piedra y luz, el verde original y el fluir del agua. Desde las cumbres de la cordillera, los valles se despliegan en abanicos vegetales, bosques, gargantas de caliza labradas por el agua, hoces, colladas y desplomes, hasta alcanzar el remanso de la ribera, cuando el agua ya ensaya a caminar en quietud.
Una hermosura soberana es la definición de estas fronteras, que están surcadas en vertical por todo un arco de aguas: manantiales, regatos, afluentes y colaterales, las correntías de los ventisqueros y la quietud de las lagunas glaciares, cuya suma de aguas forman el río Curueño que las entronca con el mundo.
Esta orografía que en el norte labra imponentes tajos geológicos y respira armonía cuando alcanza la ribera tiene correspondencia con su peripecia humana. Configuró su historia y seguramente delineará su futuro. Una breve incursión por su presente y algunos aspectos de su pasado puede ser indispensable para iluminar su porvenir.

Concejos forjados por la historia, unidos por el sueño

La historia del territorio aglutina tres distintas realidades:

En el norte se sitúa el municipio de Valdelugueros, que linda con el Concejo asturiano de Río Aller. Forma parte (junto con Cármenes y Villamanín), de la comarca de Los Argüellos, o primitivo Concejo de ARBOLIO. Fue territorio de realengo y todos sus habitantes tuvieron la condición de nobles, por expreso privilegio de los reyes.

En el centro de la Mancomunidad se sitúa La Vecilla, cuyo término comunal perteneció (junto a Valdepiélago) a La Real Encartación del Curueño, entidad que no tiene paralelo en toda la Comunidad castellano leonesa. La Encartación fue durante algunos siglos territorio del señorío episcopal de León, y a partir del XVI pasó a ser de realengo.

En el extremo sur del río se ubica el municipio de Santa Colomba de Curueño, donde la piedra cede paso al adobe. Formó el medieval Concejo del Curueño, del señorío de los Guzmanes.

Esta aparente diversidad de los orígenes históricos queda contrarrestada por un sueño común: La lucha épica de estos tres municipios por salvarse del naufragio de las comunidades rurales. En ellos puede hacerse un inventario exhaustivo de las pérdidas y desapariciones del ancestral modelo de vida: Organización comunal, costumbres, folklore, utensilios, trabajos y usos…. y lo que resulta más paradójico en esta época de progreso: La carencia de vías de comunicación con Asturias y el desalojo de los jóvenes de sus lugares de origen, por la falta de empleo y la eliminación de las escuelas rurales, en una inverosímil decisión política.
Abandonos del medio rural, que revelan insensibilidad y miopía de los poderes, sin más alternativas que las debidas al empeño de los habitantes de estos dominios, quienes están dispuestos a defender sus señales de identidad:
Su independencia de pensamiento, el entorno maravilloso en que se ubica el territorio, la potencialidad de su cultura autóctona, las artesanías de sus productos incontaminados, la hospitalidad de sus gentes… Son aportaciones no desdeñables que estos municipios pueden ofrecer aún hoy día a sus visitantes.
A lo largo de la presente página web se verá, como en secuencia de celuloide, el entramado de iniciativas y de ideas que La Mancomunidad del Curueño pone en pie, para afrontar con garantías este futuro que ya comenzó.

La Mancomunidad. Constitución y Órganos de Gobierno

La Mancomunidad del Curueño se constituyó en el año 1989, con el fin de dar una respuesta comarcal a la problemática de la zona, gestionar de forma común los servicios básicos, impulsar la dinamización cultural y tener acceso a los apoyos que las diversas Administraciones tienen previstos para estos entes supra municipales, a fin de mejorar sus dotaciones e infraestructuras.

La Mancomunidad es un órgano técnico, y no político, con personalidad jurídica de Entidad Local, configurado mediante la asociación voluntaria de cinco municipios limítrofes, atento a la mejora del nivel de vida de la comarca, en todos sus términos.
Su andadura es hoy una fructífera realidad, al haber afrontado con éxito los retos más urgentes que tenían planteados los pueblos que la integran: Recogida de basuras, quitanieves, servicios de protección civil y estudios técnicos de promoción y desarrollo económico, entre otras actuaciones para el bien común.

En el futuro, la Mancomunidad dirige sus esfuerzos a conseguir una gestión integrada de sus recursos naturales y del patrimonio histórico-artístico, la promoción y publicidad de sus productos, paisajes, fiestas, tradiciones y gastronomía.

Capítulo importante entre sus objetivos es la potenciación de la cultura autóctona, entendida como su más preciado patrimonio.

Ficha técnica de La Mancomunidad del Curueño.

Denominación: Mancomunidad de Municipios del Curueño.
Municipios integrados: Valdelugueros, La Vecilla y Santa Colomba de Curueño.
Sede social: C/ San Bartolomé, 8, 24.848 – La Mata de la Bérbula (Valdepiélago)
Teléfono y Fax: 987 697 286
Página Web: www.mancomunidadcurueño.es
Estructura orgánica:
· Una Asamblea de Concejales, integrada por tres miembros de cada uno de los municipios.
· Un Consejo Directivo.
· 1 Presidente
· 2 Vicepresidentes.

Presidencia: La presidencia recae por turno rotativo cada dos años en un representante de cada uno de sus tres Ayuntamientos. En la actualidad le corresponde al Ayuntamiento de Valdelugueros, en la persona de su Alcalde, D. Emilio Orejas Orejas.
Secretaría: Un secretario de la Mancomunidad.