Octubre, 2013

 

Nos llega el número 131 de esta entrañable publicación del bajo Curueño, editada en La Mata de Curueño, con la acostumbrada puntualidad.

El ejemplar está dedicado, sobre todo, a sus pasadas fiestas de verano, sin olvidar el resto de secciones de que se ocupa esta veterana revista, modélica en su género, que aglutina el sentimiento de permanencia a una comunidad latente en todos los vecinos.

Lazo de unión entre residentes en el pueblo y los alejados en la diáspora de los trabajos, este ejemplar se ocupa de la fabricación de quesos, los Hijos del pueblo, bodas y defunciones, naturaleza e historias… que certifican el fluir imparable del tiempo.

En la contraportada se da fe de la creación de un Calendario propio, para el próximo año 2014, que ha de convertirse en una inseparable compañía para los vecinos y amantes de este pueblo singular.