Vista área Barrillos de Curueño

Vista área Barrillos de Curueño

Barrillos encabeza su nombre con el radical ´bar´, palabra árabe para señalar ´arrabal o poblado cercano a un castillo´, y en ello coincide con su vecino Barrio de Nuestra Señora. Nada tiene de extraño, por estar documentados en sus inmediaciones varios castillos y torreones. (San Salvador, La Mata, Pardesivil, etc.)Además, una pequeña lápida o estela vadiniense de la etapa de la romanización fue hallada en el pueblo, y se encuentra ahora en el Museo Provincial de León. Como la lápida de Cármenes, constituyen los puntos extremos por el oeste de poblamientos vadinienses localizados, y también como aquella, gozan de absoluta indiferencia en el museo provincial, donde resulta casi imposible encontrarlas. Bueno sería que el Museo restituyera ambas epigrafías a sus localidades de origen, donde serían, sin duda, objeto de mayor aprecio y atención.
El hilo de ambas noticias nos lleva a certificar un muy antiguo poblamiento de Barrillos, acercándose, al menos, a los veinte siglos, y a la importancia histórica que tuvo en la etapa de la ocupación árabe. Por lo demás, se trata del pueblo con mayor población del municipio, sin que se libre de la presente despoblación, azote del entorno rural, en que ha perdido más de la mitad de sus habitantes.
Continúa, no obstante, siendo el pueblo con más dotación de servicios y pequeñas industrias auxiliares.

Retablo ermita Barrillos de Curueño

Retablo ermita Barrillos de Curueño

Su iglesia parroquial está bajo la advocación de la Virgen del Rosario, y contiene las tallas de las Santas Justa y Rufina, muy apreciadas en la parroquia. Tiene además Barrillos una hermosa ermita varias veces secular, dedicada a La Virgen de las Nieves. Es un entrañable edificio que alberga un hermoso ´Cristo gótico´, una de las joyas artísticas del patrimonio de toda la comarca.
Con estos antecedentes marianos, y al igual que han hecho otros pueblos, se trasladó la fiesta mayor, en honor de la Virgen del Rosario, al día 15 de agosto, por la presencia de los hijos del pueblo que pasan aquí sus vacaciones.

En cuanto a la construcción civil, se deben señalar dos edificios dignos de mención: La antigua Casa Rectoral, y una Casa Solariega de antigua nobleza, que ostenta labras heráldicas, situadas ambas en los alrededores de la iglesia.

Como todos los pueblos del ´Valle del Curueño´, Barrillos goza de una ubicación privilegiada, en medio de la vega. Una vegetación exuberante, una red de acequias que vivifican los linderos del verde, y la defensa lateral de este y oeste por las dos lomas que abrazan la planicie, hacen de estos pueblos alineados a la carretera un paraíso de fecundidad.